> follow

LA GALLETA PERFECTA EXISTE: 5 ERRORES QUE DEBES EVITAR CON TUS GALLETAS


Imaginaos la escena:
💟"Hemos decidido que hoy es un buen día para hacer algo especial!!!". Hornear unas galletas caseras siempre es una perfecta opción para aquellos de vosotros que os encanta la repostería . "Hemos pensado también decorarlas de alguna forma y nos rodeamos de todos los ingredientes que necesitamos"💟
Nos ponemos "manos a la obra" y..... desastre!!!😢😢... las galletas se rompen, no son uniformes, el sabor no es bueno, están demasiado duras...

😕😕 "¿Qué es lo que ha podido pasar?"!!!😕😕
No me digáis que alguna vez no os ha sucedido ésto!!
Todos hemos sufrido en algún momento una situación similar y a veces no sabemos reconocer los errores que nos han llevado a ella.

Hoy os queremos ayudar a evitar situaciones similares y en éstos 5 Tips os explicaremos cómo evitar los errores más comunes que podemos cometer.

👍👍¿Preparados?
Pues comenzamos:😉

1. Ⓧ Nuestras galletas son bonitas pero su sabor no es bueno
Vamos a desmontar el mito de que las "Galletas Decoradas son bonitas pero no están buenas". Podemos elegir recetas exquisitas que nos vuelvan locos y que a la vez sean lo suficientemente resistentes para no romperse cuando las decoremos. Recordad siempre que la receta infalible es aquella que a vosotros os funciona, aquella que tenéis controlada y que os hace sentir más cómodos. Recordad también que nunca, nunca, nunca renunciaremos a un sabor exquisito.

Y ahora viene nuestro truco personal!!:
👀 Obtendréis unas galletas mucho mas sabrosas y resistentes si añadís en la masa 50g. de almendra cruda molida (ojo!! mucho cuidado con los alérgicos a los frutos secos!!) o 50g. de coco rallado por cada 100g. de mantequilla. Os aseguramos que el sabor es exquisito. Una vez horneadas el sabor a coco o a almendra es casi imperceptible, pero lo suficiente para potenciar el resto de ingredientes. Nosotras solemos hacer sobre todo galletas de vainilla (siempre usamos pasta de vainilla que es más concentrada) o de chocolate y el resultado es magnífico!!

2. Ⓧ Nuestras galletas quedan demasiado blandas y se rompen al decorarlas
😕😕Cuando ocurre ésto siempre tenemos que pensar si hemos horneado las galletas el tiempo suficiente. A veces, por temor a que se nos doren en exceso, las sacamos del horno antes de lo debido. El resultado son unas galletas con demasiada humedad, de aspecto migoso y un intenso sabor a harina cruda que se rompen al manipularlas muy fácilmente. Siempre hemos dicho que nadie mejor que nosotros para conocer nuestro horno. Cuando el horno con el que trabajamos nosotras marca 150ºC no tiene porqué coincidir en temperatura real con los mismos grados en vuestros hornos: el modelo, la ventilación del aparato, e incluso el tamaño del mismo, son factores que pueden aumentar o disminuir unos grados nuestra temperatura real.
Por eso siempre decimos que tenéis que estar muy atentos a los tiempos de horneado de vuestras galletas y a la temperatura.
Por ejemplo: nosotras horneamos siempre a 150ºC sin ventilación, con calor arriba y abajo y un tiempo máximo de 12 minutos para galletas de unos 12cm. Para galletas de mas tamaño aumentamos 1 minuto cada cm. de más.

😏😏Otra posibilidad es que no hayamos medido con exactitud nuestros ingredientes y las proporciones no sean las correctas.
👉Una regla de oro en la repostería es ser muy precisos con las medidas de nuestros ingredientes para obtener resultados perfectos.
Si las galletas están demasiado blandas y se desmenuzan al manipularlas (aunque estén bien horneadas) se debe sin duda a un exceso de humedad que impide la cohesión correcta entre todos los ingredientes (exceso de clara de huevo, exceso de leche si la usáis en vuestra receta, exceso de saborizantes líquidos como jugos, ...).

3. Ⓧ Nuestras galletas están demasiados duras para comerlas
😓😓Éste error se puede reconocer rápidamente si es debido a un exceso de horneado, ya que las galletas tomarán un color oscuro en exceso que se verá con más dificultad en las galletas de chocolate (por eso son galletas de las que tenemos que estar más pendientes en el proceso de horneado😉).
Pero hay otros 2 errores muy comunes que nos lleva a la misma situación: excedernos en el tiempo de amasado y utilizar harinas de fuerza en los ingredientes. El tiempo de amasado debe ser el suficiente como para que todos los ingredientes estén ligados sin excedernos provocando un apelmazamiento en la masa nada beneficioso. Respecto a las harinas a utilizar, siempre, siempre deben tener cómo máximo un 9% de proteínas 👀. Debemos fijarnos muy bien en el envase y comprobarlo o el resultado sería unas galletas duras e incomibles!!!

4. Ⓧ Nuestras galletas se deforman en el horno y no mantienen su corte original
😥😥😥Hay pocas cosas que nos decepcionen tanto cuando hacemos galletas que, una vez preparada la masa y cortada....se empiezan a deformar en el horno...
En ese momento pocas cosas podemos hacer para subsanar el desastre!!!.
Sólo pensar en el tiempo y la ilusión que hemos invertido en nuestras galletas para que acaben con ese aspecto... nos pone "los pelos de punta".
Que a éstas alturas  os digamos que es absolutamente imprescindible que la masa se enfríe antes de hornearla puede parecer algo obvio y que todos sabemos....pero que a veces no realizamos el tiempo necesario.
Cuando decimos que la masa se enfríe nos referimos a que realmente esté completamente fría!!!.
Para aquellos de vosotros que no extendáis la masa antes de enfriarla y que la refrigeréis en forma de bola, tendréis que pensar que la superficie externa se puede refrigerar en 1 o 2 horas, pero que la parte de dentro aún puede estar a una temperatura de unos 10/12ºC que no es suficiente para hornear y que la masa permanezca indeformable.
En éste primer caso os recomendamos mantener la masa de vuestras galletas de 4 a 5 horas en la nevera. Cuando la trabajéis para extenderla estará lo suficientemente dura como para que os cueste trabajo el proceso. Una vez extendida y cortada es muy importante que la volváis a refrigerar al menos 20 minutos ya que habrá ganado temperatura del exterior y pudiera perder su forma al hornearse.
Si por el contrario sois de los que extendéis la masa antes de refrigerarla como es nuestro caso, os recomendamos que la refrigeréis durante todo una noche. Si, si!!...una noche. No nos hemos confundido. La masa ha de estar bien extendida entre dos papeles de hornear y en un sitio completamente plano de vuestro frigorífico.
A la mañana siguiente comprobaréis al cortarla que es prácticamente indeformable y en éste caso la podemos hornear de inmediato.

👉👉👉Otro error que podemos cometer por el que nuestras galletas se pueden deformar en el proceso de horneado es no haber sido meticulosos a la hora de medir las cantidades de ingredientes en nuestra receta. Lo volvemos a repetir!!!. Nunca es suficiente!!
Si nos excedemos en la cantidad de materia grasa (mantequilla, margarina, aceites, mantecas...) respecto al resto de ingredientes, nuestras galletas se deformaran...aunque hayamos mantenido la masa en la nevera el tiempo suficiente.
Ya sabéis que, salvo contadas ocasiones en las que podemos experimentar con alguna receta, seguir las medidas de los diferentes ingredientes con exactitud es muy importante para evitar desastres!!!😌😌😌.
👀 Importante!!!!: no es lo mismo mililitros (ml) que gramos (gr)!!!!. Dependiendo de la densidad del ingrediente el peso no tiene porqué coincidir con el volumen!!! y éste es un error que cometemos en muchas recetas. Si la receta está diseñada en peso... pesaremos los ingredientes y si está diseñada en volumen...los mediremos.
5. Ⓧ Nuestras galletas se han deformado tras enfriarse 
😩😩A veces por las prisas con las que trabajamos creemos que nuestras galletas, que han quedado perfectamente horneadas y lisitas (no os olvidéis de pasar por encima la espátula cuando todavía estén calientes para alisarlas mas), están lo suficientemente frías como para retirarlas de la rejilla de enfriar y cambiarlas a otra superficie. Si la nueva superficie no es lo suficientemente lisa nuestras galletas terminan deformándose y se echan a perder!!!.
Tened siempre en cuenta que las galletas guardan calor durante horas. Es más, se recomienda que se dejen reposar al menos 24 horas antes de decorarlas!!!. Ya sabemos que a veces no disponemos de tanto tiempo, pero tenemos que ser muy cuidadosos de almacenar nuestras galletas recién horneadas en un sitio liso  durante el mayor tiempo posible. A nosotras nos ha llegado a pasar con galletas  de gran tamaño que, pasados varios días tras hornearlas, se han deformado por colocarlas en en sitios inapropiados.

Hasta aquí la entrada de hoy. Esperamos que os sirva de utilidad y que os ayude a subsanar éstos errores en los que todos hemos caído alguna vez.
Esperamos vuestros comentarios.
Nos vemos muy pronto.
Y como siempre, gracias por estar ahí.














                             

    No hay comentarios:

    Déjanos tus dudas y comentarios aquí y te responderemos lo antes posible.
    Gracias.