> follow

10 TIPS PARA UNOS CUPCAKES DE 10




HARINA: debemos utilizar una HARINA baja en proteínas, igual que cuando hacemos galletas para decorarmenos de 10 gramos por kilogramo de harina. Las harinas de fuerza reducirían su esponjosidad puesto que es más densa (está indicada para hacer pan, pizza, etc). Existen recetas en las que se incluye la harina con levadura ya integrada (como la bizcochona o la harina self-rising), que llevan integrada la proporción exacta de levadura que necesita por lo que no debemos añadir más a nuestra receta. [...]


MANTEQUILLA: podemos utilizar mantequilla con o sin sal, sólo deberemos tener en cuenta si la receta lleva o no sal incorporada; la sal nos dará un toque especial potenciando el sabor de nuestros Cupcakes de forma intensa. 

LEVADURA: debe ser en polvo, conocida como levadura química y no levadura fresca ni de panadería.

AZÚCAR: el tipo de azúcar que utilicemos puede variar según vuestros gustos. A nosotras nos encanta el azúcar moreno puesto que da un toque mas acaramelado a nuestros Cupcakes.

HUEVOS: deben de ser primerísima calidad. Es fundamental que sean frescos. Nosotras siempre usamos huevos de corral ecológicos.

AROMATIZANTES o EXTRACTOS: para dar sabor a los Cupcakes utilizaremos extractos o aromas. Las cantidades varían según el gusto pero un buen consejo es seguir las cantidades recomendadas en el envase. Añadir una cantidad excesiva de aromatizante podría arruinarnos el trabajo, ya en debéis tener en cuenta que son productos muy concentrados que podrían llegar a amargar. Siempre que podáis os recomendamos usar jugos o extractos naturales. aportan un sabor menos intenso pero mas natural.

A la hora de mezclar los ingredientes debemos tener en cuenta que siempre hemos de mezclar primero los ingredientes secos (harinas, levaduras, bicarbonato...) antes de añadir la mezcla de ingredientes húmedos (mantequilla con azúcar, lácteos, extractos, huevos...).

Debemos tener especialmente cuidado a la hora de añadir el harina tamizada. Nunca debemos batirla en exceso ya que puede quedar demasiado compacta. Un truco para evitar ésto es añadirla con una espátula sin usar las varillas.







Para unos Cupcakes perfectos, es importante que todos los ingredientes estén a temperatura ambiente, excepto natas o quesos y otros ingredientes delicados.
Es importante también echar la masa dentro de las cápsulas justo antes de hornear, y no dejarla demasiado tiempo dentro de ellas para evitar que absorban la grasa y la humedad. Si ésto sucede, los Cupcakes se despegarán de la cápsula tras el horneado.
Si nos sobra masa la guardaremos en la nevera hasta su próximo horneado, pero nunca más de 2 horas pues las propiedades de la levadura comenzarán a desaparecer.


1. Para preparar la masa de los Cupcakes podemos utilizar un robot de cocina con el accesorio de varilla, unas varillas eléctricas o una simple varilla de mano.
Dependiendo de la cantidad de masa podemos usar unas u otras. Para preparar una bandeja de 12 Cupcakes es suficiente con la varilla manual.
2. Las cápsulas de los Cupcakes deben ser de buena calidad y resistentes a la grasa. Si son demasiado finas se trasparentará la grasa, por lo que se acabará estropeando el dibujo o el color del papel. 
3. Para evitar que se deformen se deben hornear en una bandeja de Cupcakes. Las hay de tamaño para Cupcakes normales o bandejas para mini Cupcakes. Se trata de bandejas de aluminio que impedirán que nuestras cápsulas se abran como consecuencia del peso de la masa.

Si tenemos que colorear nuestros Cupcakes utilizaremos colorantes en pasta pues el resultado es mejor y no se altera tanto el color durante el horneado. Ya que siempre se aclara un poco el tono durante la cocción, añadiremos un poquito más de colorante para obtener el color que deseamos.

Es muy importante que sólo rellenemos las 2/3 partes de la capacidad de la cápsula, de ésta forma evitaremos que se desborden y sobre todo que queden muy planos para posteriormente decorarlos.
Para rellenar la cápsulas podemos usar una manga pastelera o una cuchara de helado, así no ensuciaremos la superficie de trabajo y tendremos la seguridad de haber rellenado cada cápsula con la misma cantidad de masa.

Es importante empezar a calentar el horno en el momento de comenzar a preparar la masa, para que el horno tenga la temperatura adecuada en el momento de la cocción.
La temperatura óptima para hornear los Cupcakes es 160-170º C. Aunque la receta nos indique una temperatura mas alta, no debemos sobrepasar ésta temperatura para evitar que los Cupcakes suban de repente y formen "copete". Recordad que no son magdalenas y que deben quedar lo mas planos posible. Os aseguramos que de ésta forma conseguiréis los Cupcakes mas homogéneos que podáis imaginar.
Para controlar mejor la temperatura podemos usar un termómetro de horno, ya que los que vienen incorporados no suelen ser muy exactos.
Para evitar que la parte superior del Cupcakes suba más que el resto y que además se abra, no sólo debemos controlar la temperatura, sino que debemos evitar colocar la rejilla muy cerca de la parte superior del horno para que reciban demasiado calor.
Si utilizamos un horno con ventilador debemos disminuir la temperatura unos 10-20ºC, es decir hornear a una temperatura entre 140-150ºC.

Debemos asegurarnos que el horno no se abra mientras que los Cupcakes estén subiendo. Si lo hacemos es casi seguro que interrumpimos el proceso de levado de la levadura y provocamos su hundimiento. 
Para Cupcakes de tamaño normal, ésto supone que no debemos abrir el horno antes de los primeros 20 minutos. El tiempo de cocción suele ser de unos 25-30 minutos.
Para los mini Cupcakes el tiempo de cocción suele ser bastante inferior no sobrepasando los 15 minutos.


Para comprobar que los Cupcakes estén listos, podemos pincharlos con un palillo de brocheta y comprobar que sale limpia. También podemos mover ligeramente la bandeja en el horno y ver la vibración en la masa, si ésta no es muy grande, la masa estará lista. De ésta última forma evitamos deformar los Cupcakes.

Una vez horneados, debemos dejar reposar los Cupcakes sobre una rejilla de enfriado durante unos 5 minutos sin sacarlos de la bandeja de hornear. Los Cupcakes recién sacados del horno son muy delicados por estar todavía calientes y podrían deformarse.
Pasados los 5 minutos, los sacamos de la bandeja y dejamos que se terminen de hornear sobre la rejilla del horno, así evitaremos que se cree humedad dentro de la bandeja y que se desprendan de la cápsula.

Los Cupcakes se conservan a temperatura ambiente unos 3 o 4 días guardados en una caja de cartón especial para Cupcakes o en cualquier caja de latón especial para alimentos.
Para conservarlos mas jugosos durante más tiempo podemos bañarlos con un almíbar ligero o con una mezcla de tres leches (leche condensada, leche evaporada y nata líquida).


Hasta aquí la recopilación de los consejos que nos han servido para obtener unos Cupcakes homogéneos, bien horneados y jugosos.
Esperamos que también os sirvan de ayuda a vosotros.
Ya sabéis que estamos aquí para cualquier duda que os surja.
Gracias por estar ahí.


2 comentarios:

Déjanos tus dudas y comentarios aquí y te responderemos lo antes posible.
Gracias.