> follow

TRUCOS PARA UN BIZCOCHO PERFECTO



Lo sabemos...
Hemos estado demasiado tiempo sin publicar en nuestro Blog.
No queremos daros excusas, simplemente queremos explicaros lo motivos: demasiado trabajo y nuevos proyectos que atañen a éste Blog. De momento no os podemos adelantar nada, pero os aseguramos que son buenas noticias para todos aquellos que nos seguís.
Lo que si  podéis ver es que hemos cambiado el aspecto de nuestro Blog. Poco a poco.
Nos falta dar el paso definitivo... La migración de Blogger a Wordpress. No sabemos si alguno de vosotros lo habéis hecho últimamente, pero a nosotras nos está costando muchos dolores de cabeza!!. [...]

Pues bien, os pedimos excusas y esperamos retomar nuestras publicaciones semanales, ya sabéis, 2 o 3 dependiendo de nuestro tiempo.
Y dicho ésto hoy os presentamos un post que os puede servir de mucha utilidad.

Cuando elaboramos un bizcocho esperamos conseguir 2 objetivos:
1. Una buena apariencia
2, Una textura adecuada,suave y húmeda, que resista el paso de los días sin resecarse demasiado.
Para ello, no sólo debemos tener una excelente receta, que por supuesto deberíamos conseguir al "pie de la letra" sino seguir una serie de consejos muy útiles.


  • Ingredientes
  1. Todos los ingredientes deben estar a temperatura ambiente, es decir entre 19 y 23º. Respecto a la mantequilla, nunca debemos introducirla en la nevera, un buen truco es trocearla en pequeños dados y esperar. Es muy importante que el resto de ingredientes (chocolates, huevos...) también estén a temperatura ambiente.
  2. Siempre debemos tamizar el harina y el cacao en polvo, si la receta lo lleva. De ésta forma conseguimos eliminar los posibles grumos y aireamos las partículas para que se hidraten rápidamente.


  3. Para mezclar el resto de ingredientes en polvo con el harina, no basta con tamizarlo conjuntamente, deberemos mezclar con el tenedor o con una varillas de mano.

  • Preparación
  1. Los pasos a seguir en la preparación de un bizcocho jugoso siempre son los mismo: Batir la mantequilla con e azúcar. Aquí hacemos un inciso ya que nosotras previamente batimos un par de minutos la esencia o el sabor elegido con la mantequilla, así obtenemos un sabor mas intenso del bizcocho. Incorporar los huevos uno a uno. Incorporar el cacao o chocolate fundido si lo hubiera. Por último incorporar alternativamente los ingredientes sólidos y los líquidos.
  2. El batido de la mantequilla y el azúcar debe hacerse a velocidad media/alta durante 4/6 minutos para incorporar aire. El proceso ha terminado cuando la mezcla esté blanquecina.
  3. A partir de aquí el batido se hace a la velocidad mas baja posible.
  4. En el momento de incorporar la harina con el resto de ingredientes sólidos y líquidos, debemos batir lo menos posible para evitar que se desarrolle el gluten y el bizcocho quede duro y correoso.
  5. Si empleamos un robot del tipo Kitchen Aid, siempre realizaremos la mezcla con la pala.
  6. Si empleamos varillas eléctrica, en el momento de añadir el harina es preferible batir a mano.
  7. Terminada de preparar la masa la levadura empieza a hacer efecto y es muy importante verter la mezcla en el molde y lo que no se use en el momento introducirlo en la nevera.

  • Moldes
  1. Debemos elegir el tamaño adecuado para nuestro bizcocho.
  2. Lo ideal es que el molde se llene entre 1/2 a 2/3 de la altura, dependiendo de la receta.
  3. Si el molde es demasiado ancho, el bizcocho a penas subirá y quedará seco.
  4. Si es demasiado pequeño para la cantidad de masa que tenemos, podría desbordarse y quedar crudo por el centro.

  • Horneado
  1. Si queremos que el bizcocho suba de forma uniforme, podemos emplear bandas de cocción alrededor del molde, o simplemente unas tiras de toalla  húmedas que sujetaremos con imperdibles. Con ésto conseguiremos, además, que los laterales del bizcocho estén mas tiernos

    .
  2. Tenemos que haber precalentado el horno a la temperatura de cocción al menos durante 20 minutos antes de introducir el molde. Es muy conveniente disponer de un termómetro de horno para controlar la temperatura, porque a menudo los termostatos de los hornos no son muy fiables.
  3. Los bizcochos deben hornearse sobre la rejilla del horno para permitir la distribución uniforme del calor. Debemos situarlo lo mas centrado posible dentro del horno (ésto puede obligarnos a bajar la rejilla una posición mas baja de la central) con calor arriba y abajo.
  4. Si horneamos varios moldes a la vez, los dispondremos separados entre sí, de las paredes y de la puerta del horno al menos 3 cm, para permitir que el aire circule alrededor.
  5. En caso de emplear moldes oscuros bajar la temperatura recomendada 10º. El calor se retiene mucho más.
  6. No debemos abrir la puerta hasta trascurrido al menos 3/4 del tiempo de cocción; si abrimos la puerta antes de que el bizcocho haya terminado de subir, se puede venir abajo.
  7. Si el bizcocho aun no ha terminado de cocerse y vemos que puede quemarse por arriba, a partir de los 3/4 del tiempo de horneado podemos protegerlo tapándolo con papel de aluminio.

  • Después de hornear
  1. Sacamos el bizcocho del horno y lo dejamos enfriar sobre la rejilla, hasta que esté templado al tacto ( pude tardas sobre unos 50 minutos dependiendo del molde), ante de desmoldar. Si no esperamos éste tiempo corremos el peligro de que se rompa. Si se trata de moldes con poca profundidad podemos desmoldar casi inmediatamente.
  2. Si el bizcocho está pasado de cocción  podemos envolverlo en film de plástico cuando todavía esté templado para conservar la humedad y que no quede demasiado seco.
  3. El bizcocho se conserva envuelto en film de plástico. Si vamos a emplearlo en la decoración de una tarta, lo ideal es que repose en la nevera al menos 24 horas.
  4. Tenemos la posibilidad de congelar los bizcochos. Para que la forma se conserve es aconsejable que los congelemos dentro del molde y envueltos en un film de plástico. Una vez congelados ya mantienen la forma y podemos retirar el molde y dejar sólo el film trasparente. Para descongelar los bizcochos debemos pasarlos del congelador al frigorífico durante 24 horas. Pasando éste tiempo ya podemos utilizarlo.

Esperamos que éstos consejos os sirvan y los podáis poner en práctica en vuestro próximo bizcocho.
Nos vemos muy pronto.
Gracias por estar ahí.


No hay comentarios:

Déjanos tus dudas y comentarios aquí y te responderemos lo antes posible.
Gracias.